MiniReview: Poltergeist (2015)

Es una tarea difícil, complicada y con resultado azaroso el realizar un remake o puesta al día de uno de los clásicos de los años 80s. Poltergeist intenta dar una nueva mirada a un terror viejo, pero lamentablemente -como su secuencia inicial lo muestra- las audiencias han cambiado.

Maddy no entres al closet
Maddy no entres al closet

 

El mayor problema -además de recurrir a los jumpscare para asustar- de este nuevo Poltergeist es que intenta dar respuesta y contextualizar las acciones de la familia, y eso supone tratar con cierta condescendencia al espectador, lo que siempre trae malos resultados. Hay muchos guiños, frases y secuencias que se mantienen de la película original, y otros giros que son por lo menos divertidos y que marcan el paso el tiempo; por ejemplo, en los 80s vivir en los suburbios era el sueño americano, ahora los suburbios están muertos, tan muertos como los malls.

La familia se ve desterrada a los suburbios por problemas económicos
La familia se ve desterrada a los suburbios por problemas económicos

Es interesante el uso de nuevos elementos tecnológicos en la película, así ipad, iphones y productos de consumo masivo se vuelven parte de la historia, incluso un drone es necesario en la actualidad para combatir al más allá. La incursión de programas de investigación paranormal (algo que ya se había visto en Grave Encounters y la más reciente y menos interesante Insidius Part 3, el origen del comienzo). Interesante también ver el giro final, propio de la nueva capa de información que incluyen los guionistas, Poltergeist termina hablando sobre las familias fracturadas, los sueños perdidos, y los malos momentos economico-familiares, donde la única oportunidad de salvarse y volver a ser una unidad está dentro de la misma familia, y los elementos externos están allí para guiar, porque finalmente una familia quebrantada y separada puede ser guiada en su camino a la recuperación y el reencuentro, pero nunca forzada al mismo.

No hay que pensar en este nuevo Poltergeist como una película de terror, sino como una receta al sueño americano.