MiniReview: Citizenfour

Me tomó varios meses decidir si hablar o no de Citizenfour, quizá me tardé demasiado, en especial pensando en su actual condición como ganadora del Oscar (™) en su categoría, pero si bien es un documental interesante que pone en evidencia los problemas de nuestra vida virtual, también es un documental que carece una propuesta visual que sea atractiva y/o por lo menos acorde al tema que trata.

 

Edward Snowden
Edward Snowden

Pasa con Citizenfour que todo lo cuenta como si se tratara de un reportaje en el diario o en un blog, pues carece de todo lo que creo conforma una buena película; una relación visual entre contenido y forma, entre el conflicto y el modo de representarlo.

Si bien es interesante ir un poco más allá de los datos duros y conocer gracias a quiénes logramos saber la verdad (como carecemos de libertad/privacidad), lo cierto es que importa más la historia que quien nos la presenta,  y allí Citizenfour queda al debe, transformándose en otro reportaje de vlog que idolatra la imagen de Snowden mientras el mensaje pasa a segundo plano, parafraseando a mi postmodernista favorito, el medio es el mensaje, y el mensaje no importa, mientras consumas el medio todo está bien.

LA PRIVACIDAD ES IMPORTANTE
LA PRIVACIDAD ES IMPORTANTE

Citizenfour falla en lo más importante, en lo que constituye la idea misma de ser un documental; ser visualmente interesante, y presentarnos una historia de manera visual.