Whiplash es la historia de un joven aspirante a baterista, un amante del Jazz, cuyo único sueño y meta en la vida es triunfar en el mundo de la música, poner su nombre junto a Miles Davis, Charlie Parker y Buddy Rich. La película trata sobre la relación entre Andrew (interpretado por Miles Teller con una excelente performance que nos recuerda a John Cusack en el clásico High Fidelity) y Terrance Fletcher (J.K. Simmons, reciente ganador del Globo de Oro a mejor actor de reparto por su impecable inetrapretación) el director de orquesta, un hombre cínico e irónico, y que parece no importarle nada más que conseguir la mejor interpretación de su banda.

Whiplash
Whiplash

Whiplash es una obra que sabe sacar el máximo uso posible del lenguaje audiovisual, es un placer visual y auditivo, que desborda energía en cada uno de sus cortes, de manera que el montaje se une a la música y fluye Jazz por cada frame, con cada decisión, acierto y falla del joven director Damien Chazalle. Es una obra energética, que obliga al espectador a relacionarse con sus personajes, y continuar el viaje emocional de los mismos, sufrimos con Andrew durante toda la película, y nos alegramos con su triunfo, en un final emocionante.

Andrew & Terrance
Andrew & Terrance

Whiplash, también es una película difícil de explicar y resumir en pocas palabras, lo mejor que se puede decir de ella es que es una película necesaria.