Estreno: La Bella y la Bestia


Estreno: La Bella y la Bestia

Con La Bella y la Bestia Christophe Gans cumple parcialmente su promesa inicial, entregándonos una experiencia visual interesante pero una lectura más bien plana del clásico ampliamente comercializado por Disney. Con personajes que descansan en su arquetipo, la narración comienza con la ruina económica de la superficial y materialista familia de Bella (Léa Seydoux), de entre quienes destaca no sólo por su belleza, sino sobretodo por su rebeldía y austeridad.

Impresionantes escenarios es la mayor virtud de la película.
Impresionantes escenarios es la mayor virtud de la película.

Perdido en una feroz tormenta, el jefe de familia termina en el aparentemente deshabitado castillo de Bestia (Vincent Cassel), extrañando las comodidades y desesperado por conservar el amor interesado de sus hijas y el respeto de sus hijos, come el banquete que se le pone enfrente y recolecta varios tesoros, en su salida descubre un campo de rosas y decide tomar una como recuerdo para Bella, alentado por la impunidad y el anonimato, como cualquier burgués en su lugar. Su pequeña discreción desata la furia de Bestia y marca el comienzo de su historia con Bella, quien sacrifica su libertad por la vida de su padre.

Gans intenta incorporar la fantasía con naturalidad, ilustrando la historia de Bestia a través de extraños sueños que acosan a Bella durante las noches, y gracias a los cuales su corazón cede frente a la personalidad esquiva de su captor. Aunque el mayor despliegue se da durante su clímax, cuando el naciente amor de nuestros héroes logra reivindicar y castiga la ambición burguesa.

beauty-3
Vincent Cassel como la Bestia, y la trágica historia de su maldición.

 

Una película que si bien se aleja de los códigos del cine infantil, ni tampoco se preocupa de actualizar la voz femenina a las necesidades de nuestro tiempo como ha sido la tónica en el género de princesas, narra con relativa justicia la historia de amor entre Bella y Bestia, aunque sus fortalezas se encuentren más en la factura técnica que justifican su visionado en la gran pantalla. Una película que opera como una alternativa a la narrativa hollywoodense, disponible en nuestras salas desde este 26 de Febrero.