MiniReview: Fury

Hace bastante tiempo que las películas de guerra dejaron de sorprender a la audiencias, tras BlackHawk Down no se ha presentando una gran producción bélica de mano de Hollywood. Posiblemente esto se deba a la irrupción de videojuegos de la misma temética: Battlefield, Call of Duty y similares, han saciado la sed de combate y recreaciones pseudo-históricas para las nuevas generaciones. Aún así David Ayer (quien se hará cargo del Escuadrón Suicida de DC) escribe y dirige una tibia pero interesante película sobre la segunda guerra mundial.

Shia LaBoeuf
Shia LaBoeuf

Fury (o Corazones de Hierro), es una película con testosterona por todos lados, desde los protagonistas, hasta el soundtrack y diseño sonoro, tanto así que «Fury», el monstruoso y destartalado tanque que ha acompañado a Don Collier (Brad Pitt) y compañía durante sus muy numerosas campañas, se convierte en un protagonista más de la historia. Una historia que comienza y termina de la misma manera: con un tanque varado en medio de territorio enemigo, recordándonos que la guerra, realmente, nunca se detiene.

 

Jon Bernthal
Jon Bernthal

El fuerte de Fury, no es su historia, una historia llena de esperanza y moral cristiana, tanto Brad Pitt como Shia LaBeouf tienen grandes interpretaciones, lo mismo sus compañeros de reparto, Jon Bernthal incluso nos sorprende consagrándose en el papel muy similar al que lo llevó a la fama en The Walking Dead. Pero Fury termina siendo una película de guerra con un mirada moderna sobre lo que la guerra le hace a las personas, sobre los traumas, y de paso, demuestra el desapego emocional de las nuevas generaciones de directores con el horror bélico.