Estrenos: El Séptimo Hijo

Seventh Son

Luego de una accidentada post producción que significó el aplazamiento de su estreno mundial (más de una vez), este jueves llega El Séptimo Hijo, que adapta la historia original de Joseph Delaney en la que un joven y su maestro deben intervenir los planes de la malvada bruja antes que ésta expanda su reinado de oscuridad. Julianne Moore y Jeff Bridges se enfrentan en esta adaptación de Sergei Bodrov.

Kit Harington es otro discípulo de Gregory (Jeff Bridges)
Kit Harington es otro discípulo de Gregory (Jeff Bridges)

Reproduciendo con bastante exactitud los hitos más relevantes del viaje del héroe, la película sigue los pasos de Tom (Ben Barnes), un adolescente que sueña con algo más que vida provincial, que posee el don de tener  “visiones” sobre el fututo y que además es el séptimo hijo de un séptimo hijo, lo que en el universo de la franquicia te adjudica dones especiales para combatir criaturas sobrenaturales. El primer paso para dejar atrás la vida ordinaria comienza con la llegada del Maestro Gregory (Bridges), quien promete entrenarlo para combatir el peor de los peligros, el rencor de la Madre Malkin (Moore), la bruja más poderosa vista hasta el momento.

Malkin logra escapar de la prisión en la que Gregory la encerró hace años, y le jura venganza por eso y una traición amorosa anterior. En medio de todo el sermón tipo “jamás te enamores de una bruja” de su maestro, Tom se enamora de Alice (Alicia Vikander) que es mitad bruja y busca hacerle ver que no todas las de su tipo son malas, que la mayoría simplemente intenta sobrevivir en un mundo de iniquidad.

seventh-son-3
Julianne Moore excede las necesidades interpretativas para Mother Malkin.

Con un arte correcto para el género, que refuerza el tono fairy tale que posee la historia en general, logra completar su relato sin alargarse innecesariamente y con más de una secuencia de acción entretenida. A pesar de estar dedicada a un público más joven -aunque no por eso menos exigente-, su mayor problema no es la obviedad del relato sino la falta de una postura clara frente al tema. Y así, lo interesante que resulta la resistencia de otras brujas a la prepotencia sinsentido de su reina, que las obliga a dejar de lado su lucha por mantenerse fuertes en un mundo gobernado por hombres, se desvanece en los pormenores de la venganza de Malkin y la redención de Gregory, y la resistencia del amor adolescente.

El resultado es una película que cumple a duras penas, que no se decide por abordar o resolver con dedicación ninguna de las líneas dramáticas de sus personajes, y que da cabida a tres clímax flojos sobre el destino de personajes con los que nunca podemos relacionarnos al 100%.