Marco Polo: La Nueva Serie Original de Netflix


Marco Polo: La Nueva Serie Original de Netflix

Tuvimos acceso al visionado de los dos primeros episodios de Marco Polo, la nueva serie original de Netflix, que se estrenará para todos sus usuarios el próximo 12 de Diciembre. Historia que comienza con la estadía forzada de Marco (Lorenzo Richelmy) en la corte del gran Kublai Khan (Benedict Wong), luego de ser obsequiado a él como sirviente por su propio padre a cambio de permitirle recorrer libremente la famosa “ruta de la seda”, en la China del siglo XIII.

El gran Kublai Khan (Benedict Wong ) y Marco (Lorenzo Richelmy)
El gran Kublai Khan (Benedict Wong ) y Marco (Lorenzo Richelmy)

Hay voces que la comparan con Game of Thrones, personalmente temí que se tratara de una nueva Da Vinci’s Demons, pero lo cierto es que posee rasgos distintivos que la diferencian -afortunadamente- de ambas. Por su vocación histórica y el lejano mundo que retrata es más cercana a Vikings (cuyas dos temporadas también están disponibles en Netflix), aunque aún no se alcanza a percibir si existe una postura clara respecto a la realidad que representa más allá de la espectacularidad de sus escenarios, como sí ocurre con la producción de History.

Entre sus muchas virtudes contamos un tratamiento a ratos cinematográfico, gracias al cual olvidamos que estamos frente a una serie, especialmente bien logrado durante las escenas de acción y los ritos previos a la batalla, otorgándole tiempo a sus paisajes, a los silencios de sus personajes y a crear atmósferas nostálgicas en medio de las cuales está nuestro desorientado protagonista, un completo extraño en una tierra completamente ajena, y no poco hostil. Pone especial cuidado en el arte, los escenarios y el vestuario, lo que se traduce en una mega producción -propuesta arriesgada para el medio- que le saca gran provecho a cada uno de sus recursos con resultados sobresalientes. Y por último, el dedicado trabajo respecto a la representación de las artes marciales -estilizadas y bien coreografiadas- no sólo nos recuerda a varias de las mejores películas del género sino que se convierten en un lujo para los enamorados del Kung Fu en sus diversos estilos.

Hundred Eyes (Tom Wu) el shifu de Marco.
Hundred Eyes (Tom Wu) el shifu de Marco.

Si bien recurre a la estructura genealógica que caracteriza tantas otras producciones contemporáneas -empecinadas en narrar los orígenes de héroes conocidos-, se las arregla para no saturar con la historia del héroe que se repone a sí mismo a través del entrenamiento y el sentido de autosuperación. Marco es aquí un joven ingenioso y con voluntad, pero no un superhéroe. De hecho, el protagonismo le es constantemente arrebatado por el drama que rodea al gran Khan, quien pasa bellamente de ser la figura inaprehensible que detenta el poder, a un hombre con la responsabilidad de liderar más tierras de las que puede recorrer, lo que lo obliga a sacrificar incluso a su propia sangre. La mayor tensión está en las intrigas que rodean a los líderes, cada uno con su propia agenda y sus ambiciones personales.

Una serie que posee todo para merecer nuestro tiempo, que aunque no logra escapar completamente de los hitos clave del género se cuida de no sobreexplotarlos, contrarrestándolos con bellas composiciones y una producción que sabe justificar creativamente su magnitud. Sin duda una de esas series que veré en maratón y cuyos 10 episodios estarán disponibles a partir de este viernes.