Doctor Who Christmas Special: Who You Gonna Call?

Llegaron las fiestas y con ellas una de nuestras tradiciones favoritas, el especial navideño de Doctor Who. Luego de una tensa primera temporada, la desgastada relación entre Clara y el Doctor terminó con una separación abrupta pero entendible, aunque emocionalmente insuficiente en relación a las otras despedidas, razón por la que todas las expectativas estaban puestas en que la situación tuviera una resolución definitiva durante el especial.

Nick Frost y Capaldi se enfrentan
Nick Frost y Capaldi se enfrentan

Sin perder el espíritu que rodea a la festividad, el episodio estuvo marcado por la fe. Con una premisa que tiene tanto de las Meditaciones Cartesianas como de Inception, en la que el Doctor y Clara se reencuentran en sueños -literalmente- mientras sus cerebros son devorados por un parásito desconocido, y en el que Father Christmas (Nick Frost) llega para salvar la navidad y las vidas de aquellos atrapados en el placentero sueño inducido por las criaturas. Pero el camino para despertar de la pesadilla -otra vez, literalmente- es más que laberíntico, tiempo durante el cual una reconciliación parece mucho más probable que un adiós definitivo.

Frost es un santa con calle, consciente de los alcances de su propia leyenda, es el único capaz de enfrentar al Doctor en esas batallas verbales que tanto parecen calzar con 12°, y el héroe absoluto del episodio. Una navidad que se siente más como un año nuevo, autoreflexiva y resolutiva más que “mágica”, en la que la lucha contra la muerte despierta todas las emociones reprimidas durante el final de temporada.

Facehuggers, un sentido homenaje a Alien (:
Facehuggers, un sentido homenaje a Alien (:

Pero el verdadero punto de inflexión (acá empiezan los spoilers D:) fue el final. Con un giro al estilo Nolan, Moffat nos ofrece una posible separación definitiva en la que un arrepentido Doctor salva a una anciana Clara, recordando ambos lo que efectivamente: every christmas is last christmas. Siendo honestos, parecía la despedida perfecta para Clara, habiendo aprovechado su vida aún después de Danny y después del Doctor, pero aún así un momento genuinamente doloroso y el más emotivo de la era Capaldi a la fecha, gracias en gran parte a la fineza de su interpretación. Todo para luego descubrir que dicha despedida era el episodio final de la pesadilla de la que ambos debían aún despertar, para encontrarse, perdonarse y continuar con el viaje.

Ahora la preguntá es si Moffat será capaz de continuar afianzando dicha relación, haciéndola crecer y a ambos personajes, y si la despedida de Clara superará a esta hipotética y estará a la altura de las circunstancias. Lo que sí debemos reconocer es que Capaldi continúa construyendo con precisión el carácter del Doctor, con más propiedad y soltura en cada episodio.