Estrenos: La Entrega, Lo último de James Galdolfini

La Entrega (The drop), escrita por Dennis Lehane -autor de otras obras adaptadas al cine, como Mystic River, Gone Baby Gone y Shutter Island-, narra un episodio en la vida del aparentemente insignificante Bob (Tom Hardy) quien debe lidiar con el acoso de un presunto asesino y la amenaza de la mafia mientras cría a un pequeño pitbull y ayuda a su primo Marv (James Galdolfini) en el bar que éste solía poseer.

Interpretaciones implecables tanto de Galfolfini como de Hardy
Interpretaciones implecables tanto de Galfolfini como de Hardy

Centrada en aquellas generaciones con antepasados inmigrantes que lejos de gozar los beneficios de una nueva nación libre se encuentran atrapados en los vicios de un medio que los mantiene a merced del crimen organizado y sus líderes emergentes. El anhelo de Dottie (Ann Dowd), hermana de Marv, de visitar Europa y ver otros modos de vivir opera como metonimia de las aspiraciones de una clase en la miseria, amparada en la ilusión de la libertad de acceso que te permitiría sobrellevar la pobreza con la promesa de que en algún momento, con algo de recursos y un poco de endeudamientos, podrás sacar adelante tu empresa (o en este caso, viaje) y abandonar la esclavitud del trabajo asalariado. Pero las responsabilidades familiares y el entorno pesan más y terminan por develar la cruda realidad del fracaso del sueño americano, en el que la prometida libertad es menos transversal de lo que se anuncia la propaganda turística.

Hacer la vista gorda es el mantra que rige -y determina la sobrevivencia- de sus personajes (y una realidad que parece repetirse en los sectores socialmente más desprotegidos alrededor del mundo). Pero en medio de la decadencia y futilidad en la que transcurren sus olvidables existencia se nos aparece un personaje inteligente, pragmático y capaz, que tempranamente deja claro que no es la clase de persona a la que puedas forzar a hacer algo que no quiere.

A pesar de una certera Noomi Rapace , el personaje de Nadie aún descansa en el paradigma de la víctima que necesita ser rescatada.
A pesar de una certera Noomi Rapace , el personaje de Nadia aún descansa en el paradigma de la víctima que necesita ser rescatada.

Tom Hardy se ha podido dar el lujo de dedicarse a roles más desafiantes en términos de interpretación que de preparación, una pequeña pero elocuente muestra de sus capacidades vimos en Locke y con La Entrega queda de manifiesto que posee las habilidades suficientes para construir con sutileza y humanidad roles en los que personajes intentan mantener la calma durante la tormenta. Mientras tanto, Galdolfini interpreta con maestría la frustración de un hombre abandonado a la miseria, forzado por su realidad histórica a ceder a las presiones contextuales y abandonar sus sueños, olvidado en el último eslabón de la cadena alimenticia del crimen organizado, la tragedia del mito de la horda al ver el cómo su negocio le ha sido arrebatado por un líder más joven y más vivaz, una despedida a la altura de su carrera. Tristemente queda en deuda con los personajes femeninos pues, aunque Noomi Rapace hace lo suyo por entregarnos un personaje creíble y complejo, queda amarrada a la concepción de víctima dañada, inestable y autodestructiva.

Por último, ocurre que -al menos para aquellos familiarizados con las narraciones de este tipo- resulta un tanto predecible el carácter lógico y peligroso de Bob desde el momento en que decide abrirle las puertas de su casa a un desequilibrado Eric Deeds permiténdonos advertir desde ya de qué tipo de persona se trata, lo que resulta en que el vasto comentario sobre su pasado se pospone demasiado en tanto somos capaces de preveer parte del cómo concluirá. Aun así, la película triunfa en representar la miseria a la que le damos vuelta la cara (porque podemos darnos ese lujo), la mentira de una organización social que deja amplios espacios de desprotección y desigualdad, espacios en los que la policía opera apaleando los síntomas de una enfermedad que jamás podrá ser eliminada por esa vía pues requiere de cambios estructurales severos y profundos.

Comentarios