Especial: Psicópatas Inolvidables, Parte I

Porque hay de todo en la viña del Señor, también la gran pantalla nos provee de múltiples relatos sobre esas personalidades dislocadas, perversas y atípicas («enfermas» queremos creer, escúchanos Señor te rogamos) capaces de las atrocidades más feroces que podamos imaginar. Quisimos dedicar este espacio a los más excelsos de su tipo y, homenajeando el ingenio de Amy Dunne (gracias por agregarla a nuestra lista, don Fincher), contarles las virtudes de cada uno en un formato más íntimo que la distancia crítica de un review.

10. The Zodiac (Zodiac, 2007, dir. David Fincher. Basada en el libro de Robert Graysmith)

Por Iván

Zodiac

Mami, conocí a un chico…

 …Y tú que me decías que ya no existían los románticos. Este chico me escribe y me envía puzles diciéndome que me ama – a veces hasta los manda a publicar en el diario para que todo el mundo sepa cuánto le importo. Es un cosmopolita – se mueve por muchos lados, disfruta las películas antiguas (especialmente The Most Dangerous Game), pasear por lagos y hablar con extraños, es ambidextro (imagina la destreza que tiene en ambas manos, uf); lo que sí, aún no sé cómo luce. Hay gente que dice haberlo visto de una forma u otra, y todas son distintas entre ellas, pero la verdad, me tiene en las nubes.

9. Max Cady (Cape Fear, 1991, dir. Martin Scorsese. Remake de la película de 1962)

Por Geraldy

cape-fear

I’m better than you all! I can out-learn you.

I can out-read you. I can out-think you.

And I can out-philosophize you

 

¡El sistema funciona! Max es la prueba, un hombre que víctima de su situación de precariedad – analfabeto y en riesgo social- cometió un horrible crimen, por el que pagó con pena de cárcel durante 15 años. Tiempo en el cual encontró consuelo en la palabra de nuestro Señor Jesucristo, recibió su perdón, y pudo dedicarse a cultivar su mente, cuerpo y espíritu. Aprendió a leer, se interesó profundamente por los grandes filósofos y legisladores, hombres con vocación de verdad y justicia, se dedicó a estudiar las leyes e incluso se representó a sí mismo durante el tiempo que cumplió condena, motivado por el amor incondicional de Dios y las dudas sobre el desempeño del abogado que lo representó durante el juicio, el que cree no es más que un pequeño burgués preocupado de amasar fortuna antes que de cumplir con su deber. Una rehabilitación ejemplar, es de esperar que en el futuro tengamos muchas más casos de autosuperación como los de el señor Cady.

8. Patrick Bateman (American Psycho, 2000, dir. Mary Harron. Basada en la novela de Bret Easton Ellis)

Por Cristóbal

american-psycho

TRY GETTING A RESERVATION AT DORSIA NOW, YOU FUCKING STUPID BASTARD!

YOU, FUCKING BASTARD!

Patrick Bateman, un joven ejecutivo que sufre una terrible depresión, que sufre una crisis de identidad. Patrick es una persona común y corriente, que como todos nosotros solo quiere una cosa: ser reconocido por los demás, y encontrar un sitio donde encajar, pero -en medio de los ochenta- nadie tiene tiempo para nadie más, todos estábamos preocupados de valorarnos a nosotros mismos, de demostrarle a los demás que somos mejores, que íbamos más seguido al gimnasio, que comíamos en mejores restaurantes mejor comida, que follabamos más tiempo y mejor, que éramos el centro del universo conocido, que.. permiso debe actualizar mi tuiter, mi facebook, mi foursquare, y mi tv tag, para que todos sepan que estoy en el gimnasio viendo American Psycho en mi iPhone 6 Plus, y en la máquina de al lado está Tomás González, mientras suena it’s hip to be square.

7. Norman Bates (Psycho, 1960, dir. Alfred Hitchcock. Basada en la novela de Robert Bloch)

Por Iván

psycho

Mami, conocí a un chico…

… Es dueño de un motel, aficionado a la taxidermia, y le tiene un tremendo cariño a su madre. Es un poco abusiva con él, siendo que es tan bueno con ella, pero es de los que cree que la mamá es la mejor amiga de un hombre. No la conozco, hasta ahora no me ha dejado verla, aparentemente porque tiene un problema cutáneo. Es sensible, guapo de una forma infantil e inocente, inteligente, buen conversador, y creo que es buen amante. Siempre me espía cuando estoy en la ducha, yo creo que es una de sus fantasías. Siempre he querido hacerlo ahí, aunque sea lo último que haga.

6. Kakihara (Ichi The Killer, 2001, dir. Takashi Miike. Basada en el manga de Hideo Yamamoto)

Por Geraldy

ichi-the-killer

There’s no love in your violence.

Hace semanas que el jefe anda desaparecido, no hemos sabido nada aún, y eso que Kakihara no descansa. Algunos dicen que le tiene aprecio al jefe porque lo golpeaba harto y eso le gustaba, que ahora siente que no hay quien se le enfrente y anda triste, pero yo creo que la búsqueda le ha hecho bien. Al principio nos dieron una pista falsa y torturamos a Suzuki, a los otros jefes les pareció traición que Kakihara actuara por su cuenta en contra de un aliado y amenazaron con echarlo, pero como es él, les ofreció una disculpa imposible de rechazar, dicen que se cortó la punta de la lengua ahí mismo y se las entregó como muestra de arrepentimiento. De ahí hemos estado siguiendo algunos datos y creemos que el responsable es un solo hombre, un asesino más cruel que Kakihara y el jefe juntos, no sabemos como se ve pero sí que se llama Ichi y que le gusta eyacular y dejar tripas por todos lados. Kakihara es el más entusiasmado con encontrarlo, yo creo que es más por tener la chance de enfrentarse a tamaño pervertido que por saber qué le pasó al jefe, pero en fin, yo tengo miedo.

 Hasta acá la primera parte de nuestro especial, reservamos otros 5 inolvidables para una próxima entrega. ¿Están de acuerdo con nuestra elección hasta ahora?