Series: BoJack Horseman

Hace algunos días comenté los primeros episodios de BoJack, en esta ocasión hablaré sobre la primera temporada completa. BoJack ha sido rotulado como el show menos inspirado de Netflix, la producción menos agraciada e incluso como un simple rip-off de otros shows, pero en realidad tiene mucho más que ofrecer.

BoJack (Will Arnett) & Todd (Aaron Paul)
BoJack (Will Arnett) & Todd (Aaron Paul)

BoJack carece de la urgencia y el misterio de shows como House of Cards u Orange is the New Black, porque no la necesita, es un show mucho más simple que funciona en otro aspecto audiovisual, es un show que en apariencia descuidado no es tan inteligente como los programas nombrados anteriormente, pero que cumple con sus objetivos, entrega una mirada sarcástica y crítica al mundo de Hollywood y la TV, además, es capaz de hacernos reflexionar sobre el status quo de nuestras propias vidas, porque al igual que BoJack finalmente todos somos presos de nuestras propias drogas y nuestro pasado, la mayor crítica hacia el show es la carencia de nuevas ideas, pero esto es mal entender su sentido. Bojack es un programa que se dedica a repetir un modelo, de la misma forma que las series noventeras lo hacían, la serie es más un experimento de forma y fondo que una comedia propiamente tal, es un serie mucho más depresiva de lo que uno podría esperar, y es que al no estar sujeta del peso de la audiencia y la respuesta semanal del público, el equipo creativo logró un producto más experimental que puede atacar al modelo reiterativo y “remixado” de las series siendo una más de ellas, pero al mismo tiempo estando fuera de las mismas.

Princess Carolyn (Amy Sedaris) & BoJack
Princess Carolyn (Amy Sedaris) & BoJack

En resumen esta es una serie funciona tal cual su protagonista, desesperada por captar nuestra atención, pero pareciera ser que le es imposible atraernos, por lo menos a primera vista es una serie que merece una oportunidad para ser visionada con calma y no con la premura de la instantaneidad, es una serie para ser digerida con tiempo, porque eventualmente todo en ella termina teniendo sentido, incluso aquello que parece no tenerlo.