Películas de los 80s: Mad Max


Películas de los 80s: Mad Max

Técnicamente de 1979, Mad Max es una película postapocalíptica que dio inicio a la trilogía que en 2015 será rebooteada y cuyo trailer nos dejó sumamente impresionados. Mad Max cuenta la historia de Max Rockatansky, interpretado por un joven Mel Giibson, y digo cuenta la historia porque realmente cuenta la historia, se toma el tiempo necesario para introducir a los personajes y demostrar sus motivaciones.

Gibson, Max
Gibson, Max

La sinopsis es básicamente: en un futuro cercano, la sociedad vive sometida por pandillas de motociclistas que aterrorizan a los ciudadanos y controlan las carreteras. Uno de los más violentos, conocido como Nigthrider, es perseguido y finalmente muerto accidentalmente por Max y su compañero. Llega entonces una banda de motociclistas que pretende vengar la muerte del NigthRider asesinando a los policías que le persiguieron. A partir de ahí, Max se adentra en una espiral de venganza y violencia que acabará con su esposa e hijo.

 

Max y Goose
Max y Goose

Es difícil explicar el fenómeno Mad Max, pero se puede en dos factores importantísimos, un necesariamente innecesario  estilo violento propio, impuesto por Miller en una película que fue su debut como director -Miller es médico de profesión, lo que explicaría su gusto por el gore- quien con un presupuesto bajísimo logra una obra maestra del cine ochentero. Con un excelente manejo visual, Miller crea distintas atmósferas en distintas situaciones de la película, incluso crea violencia sin tener que recurrir a la violencia, su necesariamente-innecesario estilo violento no recurre a la violencia porque sí, sino por el contrario, le da sentido dentro del cuadro y de la necesidad misma de la situación.

La muerte de la esposa
La muerte de la esposa

El otro factor es la mixtura que se crea con distintos géneros, el western y las roadmovies principalmente, Mad Max termina siendo una película hija de sus época, un pastiche que en las dosis correctas se transforma en culto pues se puede sentir una preocupación, y un estilo propio tras la cinta, no una cinta genérica sobre un distópico mundo apocalíptico como las que vemos hoy en día.

 

Mad Max es una de las joyas de los 80s, o finales de los 70s, que nos recuerdan que el cine vivió su mejor tiempo en estas décadas.