Estreno: The Killing, Temporada Final

A partir de hoy estarán disponibles en Netflix los 6 episodios que componen la temporada final de The Killing, remake norteamericano de la serie danesa Forbrydelsen que regresa luego de haber sido cancelada para la televisión habiendo dejando varios cabos sueltos. En su entrega final, Linden (Mireille Enos) y Holder (Joel Kinnaman) deben lidiar con las consecuencias del impulsivo acto con el que Sarah cerró la temporada anterior luchando una vez más contra la autodestrucción.TK_1

Una serie que debutó con solidez, adaptando exitosamente el argumento de Forbrydelsen (que a su vez hereda bastante de Twin Peaks) durante sus dos primeras temporadas, y a la que si bien le costó tomar forma propia durante su tercera entrega, más allá de las inconsistencias narrativas supo explotar a sus personajes y llevarlos nuevamente al límite haciéndolos jugar un juego imposible de ganar ejerciendo una profesión exageradamente ingrata. Un trabajo especialmente difícil para Linden y Holder quienes no sólo han comprometido y sacrificado sus vidas personales y aquellos a quienes aman sino, sobretodo, a sí mismos al coquetear con situaciones que los obligan a torcer su moral y cuestionar sus sentidos del deber frente a realidades que escapan ampliamente del binomio bueno/malo.

En esta temporada final los detectives juegan un doble rol, mientras por un lado intentan develar el misterio tras la masacre sufrida por la familia Stansbury -crimen cuyo principal sospechoso es el propio Kyle Stansbury (Tyler Ross), único sobreviviente de la tragedia- luchan también por mantener la calma frente a su comprometida situación con el caso anterior el cuál los arrastró de lleno en la oscuridad, enfrentamiento para nada sencillo considerando que una de las razones por las que ambos conectaron tan bien como compañeros es su tendencia al autoflagelo.

Sarah es nuevamente amenazada por su propia mente.
Sarah es nuevamente amenazada por su propia mente.

Una de las mayores virtudes de The Killing, siento es la construcción de una atmósfera oscura y pantanosa que arrastra y limita a sus protagonistas y los mantiene atados a sus tragedias y esta temporada final es fiel a dicho espíritu. Pues mientras Kyle, especialmente en su relación con la coronel Margaret Rayne (Joan Allen) nos recuerda al joven Norman Bates, la serie logra construir suspenso ya no sólo en la emoción de resolver el caso sino con mucha más intensidad en el cómo el pasado vuelve para acosar a Linden y a Holder que parecen tropezar constantemente como si, en el fondo, ambos quisieran ser castigados por sus pecados, aún cuando su crimen pueda parecernos bastante justo.

Un final perfecto para una serie que ya desde sus inicios anticipaba que las atormentadas mentes de sus protagonistas serían sus mayores enemigos, haciendo honor a aquella premisa nietzscheana: “Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti”. Las 4 temporadas de la serie están disponibles en Netflix.

Comentarios