Documental: La Doctrina del Shock

Dado que, en el último tiempo, en la industria cultural norteamericana han estado proliferando los relatos de ciencia ficción ambientados en sociedades autoritarias y desiguales como sucede con Elysium, The Hunger Games e incluso con Divergente (aún más siendo estas  últimas adaptaciones de libros juveniles), se vuelve pertinente revisar las implicaciones políticas que este tipo de relatos intentan abordar y para eso no hay nada mejor que volverse hacia la realidad y partir desde nuestra propia historia política para poder comprender mejor esta nueva fórmula comercial.

Sabemos lo que es mejor para ustedes.
Sabemos lo que es mejor para ustedes.

La Doctrina del Shock (The Shock Doctrine, 2009), es un documental basado en el libro “La doctrina del shock: El auge del capitalismo del desastre” escrito por Naomi Klein en 2007, y su mayor virtud es que nos devuelve a nuestra propia historia de modo que comprendamos que aquello que ocurre en las fantasías distópicas es bastante más cercano a nuestro contexto de lo que creemos. La película cuenta como los experimentos psiquiátricos realizados por el Dr. Ewen Cameron en coordinación con la CIA, basados en la terapia de shock como método para quebrar la voluntad de un sujeto e implantar nuevas ideas, se basaron en el constante abuso psicológico y físico de los pacientes, experimentos que además le sirvieron de herramienta a Milton Friedman (de la famosa escuela de economía de Chicago) para desarrollar una estrategia que permitiera instalar la economía de libre mercado de manera hegemónica y global.

Lo que la terapia del shock logra sobre los sujetos de prueba es la “monotonía sensorial”, estado que anula el pensamiento crítico y la capacidad de ensoñación y proyección. La gran contradicción de Friedman, quien afirma que los regímenes radicales que dominaron el mundo -“Comunismo” y “Fascismo”- lo hicieron en contra de la libertad y la democracia (valores que son fundamentales según él para el desarrollo del capitalismo), es que considera necesaria esta terapia para eliminar toda resistencia ante las políticas de libre mercado entendiendo que este modelo es una propuesta pro desigualdad, en especial en un escenario en que la idea de los estados socialistas y keynesianos venía en ascenso. El documental vuelca su atención al hito histórico más relevante para el modelo capitalista como experimento: el golpe de estado chileno, mostrando como Chile fue la capsula de petri perfecta para combinar shock y capitalismo, un contexto que combinó políticas del terror, persecuciones y tortura -amparadas por un régimen dictatorial- para quebrar el relato histórico que unificaba a una nación y reemplazarlo por uno nuevo sustentado en el supuesto fracaso del proyecto anterior, una nación liberada por los militares pero redimida por los Chicago Boys (educados por el pensamiento de Friedman), quienes instalarían -a través del Brick- las medidas económicas de este nuevo modelo mesiánico mientras las personas estaban más preocupadas por su seguridad y supervivencia.

[...] la copia feliz del Edén (?)
[…] la copia feliz del Edén (?)
Así, Chile se vuelve un ejemplo y la doctrina del shock acompañará a todas las dictaduras latinoamericanas como única respuesta que los estados neoliberales darán a los movimientos sociales. La película hace una revisión histórica desde el golpe de estado chileno hasta la crisis subprime del 2007 para ejemplificar como la guerra, las dictaduras militares, los discurso antiterroristas y las situaciones de catástrofes naturales, son los momentos en que el capitalismo avanza con mayor agresividad sobre la vida de las personas. A través de las declaraciones de la propia Naomi Klein, junto a material de archivo que incluye declaraciones mediáticas de líderes involucrados como Pinochet, Margaret Thatcher y George Bush, además de registro de protestas ciudadanas, campos de tortura y prisiones el documental narra las relaciones entre las teorías económicas de Friedman y la escuela de Chicago con la imposición del modelo neoliberal en sociedades golpeadas por violencia política extrema.

La narrativa del documental es bastante servicial respecto a lo expuesto en el libro: que el capitalismo impone sus medidas en tiempos de crisis que son en su mayoría son provocadas por los estados y empresarios dueños de la economía mundial para imponerse una y otra vez a través de la violencia. Así, lo mismo que ocurrió en Chile se repite con otros dispositivos; llámense las Torres Gemelas; la guerra de Irak , que sirvieron de excusa para la privatización del ejército norteamericano impulsando así la industria de la tecnología militar y empresas de seguridad, mientras que lo sucedido con el huracán Katrina, una catástrofe natural, fue que Friedman aconsejó que las escuelas públicas del lugar no fueran reconstruidas como públicas sino como privadas (esto, en uno de los estados más pobres de EE.UU).

Y aún así...
Y aún así…

Al final, siempre es necesario regresar a los relatos de nuestras propia historia pues es a partir de ellos que la ciencia ficción adquiere verosimilitud y sentido. Un documental que devela el cómo la doctrina del shock ocurre a diario en nuestras vidas, el verdadero poder de la ciencia ficción está en su capacidad para hacernos reflexionar sobre nuestro propio presente y pasado, la cuestión está en darnos cuenta que lo que se nos muestra como un futuro lejano está, de hecho, ocurriéndonos.