Cuando me plateé hacer un review de Angel Sanctuary, manga que me cautivó en mi adolescencia, olvidé lo compleja y extensa que es su trama y lo dificultoso que puede resultar intentar comentarla en tan poco espacio/tiempo. Sin embargo, es esta misma complejidad la que me obliga a compartir con ustedes los Ovas de Angel Sanctuary a modo de invitación para que se introduzcan en el caótico y apocalíptico escenario que este manga nos ofrece.

Roshiel intenta despertar a su Alexial que vive dormida dentro de Setsuna.
Roshiel intenta despertar a su Alexial que vive dormida dentro de Setsuna.

Lo primero que pensé al revisar sus ovas nuevamente, fue que a los 15 años no estaba preparada para procesar toda cosmovisión que Angel Sanctuary nos propone como discurso. ¿Por qué? para responder a esta pregunta es necesario que explique un poco sobre el manga y su propuesta. Angel Sancturay es un manga que cuenta con 20 volúmenes publicados desde febrero de 1995 hasta febrero del 2001 y que consta de 3 Ovas que resumen los primeros 4 tomos y que siempre fueron planteados como una introducción a la lectura del manga original.

Creado por Kaori Yuki, el magna nos cuenta la historia de Setsuna Mudo, un estudiante de preparatoria y el típico chico guapo pero problemático que se mete en peleas por culpa de su mal temperamento y que es constantemente rescatado por su mejor amigo y senpai Kira, una de las personas que mejor lo comprenden (y que más tarde nos enteraremos que es una espada y además la reencarnación de Lucifer). Setsuna está enamorado de su hermana Sarah, una chica inocente y apasionada que secretamente corresponde los sentimientos de su hermano pero que es constantemente alejada de él por la madre de ambos quien sospecha que las intenciones de su hijo, cuestión que el mismo Setsuna comparte y se llama a sí mismo “monstruo”. Si bien la historia comienza con lo que podría ser un típico inicio de manga shoujo, la verdad es que rápidamente nos despegamos de este concepto al ir descubriendo poco a poco la oscura trama que esconden los personajes.

Sarah Mudo
Sarah Mudo

Setsuna es además la reencarnación del Ángel orgánico Alexiel, una de los ángeles favoritos de Dios y la tercera más poderosa después del creador, quien fue castigada por rebelarse contra el cielo al tomar el bando de los demonios durante la guerra entre el cielo y el infierno que ocurrió mientras el Dios creador “descansaba”. Al anunciar su rebelión, el cuerpo y alma de Alexial fueron separados y fue condenada a reencarnar eternamente para recibir una muerte trágica y dolorosa en cada una de sus vidas (un castigo muy al estilo de lo divino por cierto). Así como Setsuna, Alexiel también es una pecadora, su gran amor es su hermano gemelo Rosiel, un Ángel inorgánico creado desde el excremento de Dios y al que en principio le fue negada la forma física, pero que tras los ruegos de Alexiel a Dios le fue otorgado un cuerpo solo a cambio de que ella nunca le expresara su amor.

Por último, Setsuna es visitado por Kurai y Arakne, dos demonios que en el intento por salvar al infierno de los vengativos ángeles que aun cometen atrocidades y abusos contra los demonios, viajan a la tierra con la esperanza de despertar el alma dormida de Alexiel. Pero se topan con la gran voluntad de Setsuna y su amor por Sarah, razón por la que Alexial ha comenzado a valorar la vida humana y ha preferido mantenerse como uno.  Paralelo a esto, Rosiel ha sido despertado de la prisión en que estaba recluido luego que su hermana fuese incapaz de matarlo durante el último Armagedón. Alexiel lo encerró al notar que su hermano había comenzado a perder la cordura. Katan, un alma que había sido condenada a no hablar y le había sido negado el nombre, es salvado por Rosiel quien le otorga un nombre y una voz y por lo tanto, una existencia, ya que sabemos que el lenguaje constituye realidad y por tanto posibilidad de existencia (y después dicen que el anime no educa), Katan es quien resucita a Rosiel a través del desarrollo de un juego de video llamado Angel Sanctuary, que absorbe la energía y vida de los jóvenes que lo juegan para dársela a Rosiel, quien finalmente despierta para recuperar el amor de su hermana y para vengarse.

angel_7_1
Kira-senpai

Así, la historia ocurre en tres planos de existencia: el cielo, la tierra y el  infierno, además de traernos dobles planos de encarnación de personajes (gender-bender incluido) que poco a poco se van enmarañando en nuestras mentes y corazones y nos van absorbiendo poco a poco. A primera vista parece un manga complicado, enredado y controversial, sin embargo, lo realmente problemático es la mirada que la autora tiene sobre el bien y el mal, la reflexión que hace sobre la ideología católica, la religión, la biblia y todo el mito construido en torno a la creación y el apocalipsis. 

Kaoru Yuki nos presenta protagonistas que se han rebelado contra la moral cristiana, no solo mediante el incesto, sino que además cuestionan el orden establecido y las reglas impuestas a sus protagonistas. Alexiel se une a los demonios porque, ante la ausencia de Dios, los ángeles se vuelven corruptos, abusadores y ambiciosos de poder e instalan una dictadura para conquistar también el reino de los infiernos, Alexiel ve en los demonios mucha más pureza y honestidad que entre los suyos, ya que éstos hacen lo que les place sin buscar excusas ni justificaciones en comparación a los ángeles que asesinan, violan y torturan en “nombre de un Dios” del que no saben si va a retornar o si los ha abandonado.

La serie además plantea los ideales “ateos” de Setsuna, quien tras enfrentar la muerte de Sarah a manos de Katan (así ocurre en el ova), está dispuesto a ir al infierno a buscar el alma corrupta de su amada y lograr detener la guerra entre ángeles y demonios para poder establecer un mundo que no sea regido por la separación bien y mal -cielo e infierno- y donde todos convivan en paz (aún cuando su conflicto es precisamente la culpa que siente por amar a su hermana y sentir que es un monstruo que la llevó a la desgracia). Así, la metáfora de la religión y la ideología de la iglesia católica como la gran institución del terror, comienza a tomar peso, donde los ángeles y demonios son más bien peones políticos que están en búsqueda de restituir el orden y eliminar las ambiciones y obsesiones personales, en una situación que los tiene ad portas del apocalipsis. Y a su vez, la tierra está siendo destruida por los propios hombres y sus perversiones, contaminación, destrucción de recursos naturales y ambición, mientras que el cielo es constituido como una dictadura donde los ángeles han invertido sus valores y tienen a los demonios luchando por defender su propio equilibrio.

Tetsuna y Sarah
Tetsuna y Sarah

Llamativo es además que Angel Sanctuary dialogue directamente con la tecnología como recurso narrativo, no solo utiliza el video juego como método de robo de energía para la resurrección de Rosiel (claramente una metáfora a la absorción del tiempo de vida que invertimos en dichos aparatos) sino también, la construye desde la literatura esotérica otorgándole un rol apocalíptico. No olvidemos que esta serie terminó de publicarse en 2001, un año después del cambio de milenio, donde las profecías sobre el cambio de siglo eran abundantes, en plena segunda fase de la revolución tecnológica. Yuki decide utilizar la metáfora del lenguaje computacional para homologar el apocalipsis con el formateo de un sistema, en apocalipsis es aquí un modo de reponer un orden en caso que el experimento de la vida falle y en este manga es la conclusión a la que llega el ser más poderoso después de Dios, Adam Kadmon.

Al final, la gran revelación y el vuelco de esta historia -y lo más impresionante a mi gusto- es que se descubre que Dios no es más que una imagen creada y proyectada en nuestras mentes por un programa/software que Setsuna finalmente destruye, Dios sería entonces una ficción para imponer jerarquías. Y aún cuando, en su lucha por la emancipación moral y la libertad espiritual, en la que se enfrasca nuestro protagonista se cumple la regla del amor trágico y todo termina mal para él, pero a cambio obtiene algo mucho más importante para el resto de la humanidad: la libertad. Sin dudas Angel Sanctuary no es un manga fácil de seguir, y que si bien no es nuevo, una vez que te introduces en él y sus códigos y si te apasiona cuestionar la religión sin dudas te encantará, en especial por su tremendo guión y excelentes ilustraciones.