El documental que se estrena hoy en Netflix, es dirigido por Vik Muñiz-artista visual brasileño conocido por trabajar a larga escala y con materiales no convencionales- y Juan Rendón -cineasta colombiano- muestra proceso de creativo Muñiz, mientras explora la pasión mundial por el fútbol, el balón, la pelota y lo que esta significa, centrándose en el balón como instrumento de superación y unión en distintas comunidades; todo esto por medio de testimonios, y cambios de locación, creando una atmósfera bastante agradable y mucho más placentera de lo que esperaba en un principio.

Las historias tras el balón
Las historias tras el balón

Mientras el foco central de la película es el viaje creativo de Muñiz, y resulta interesante el proceso para crear un obra con 20.000 pelotas, siendo una excelente oda a la pasión en tiempos de la reproducibilidad técnica,  las mejores secuencias se desarrollan en el subfoco: en las historias de distintas personas que se ven cruzadas por el balón, estas historias tienen común el haber dado un giro gracias al fútbol, así en los testimonios de niños de clase baja que esperan consagrarse y ser las próximas estrellas en su país, el documental se nutre y logra su mejor punto expositivo.

Más que un balón: Desde la fabricación de una pelota, hasta una obra de arte con 20.000 pelotas
Más que un balón: Desde la fabricación de una pelota, hasta una obra de arte con 20.000 pelotas

En general es un documental interesante, tal vez resulte más interesante para los familiarizados con la obra de Vik Muñiz que con el fútbol, pero que logar -a ratos, pero logra- crear un buen paralelo entre el fútbol, la vida y el arte.