Review: The Amazing Spider-Man 2


Review: The Amazing Spider-Man 2

The Amazing Spider Man 2 es la secuela de la cinta que en 2012 reinició la franquicia cinematográfica del superhéroe arácnido que todos aman. Un reinicio que trae consigo nuevo director y nuevos actores pero que lamentablemente, reitera vicios pasados y no ha logrado despertar el interés de los fans.

Max Dillon (Jaime Foxx) y Spider-Man (Andrew Garfield)
Max Dillon (Jaime Foxx) y Spider-Man (Andrew Garfield)

¿Recuerdan en la primera The Amazing Spiderman la escena del skate? ¿Esa escena que claramente aludía a los más catorceañeros que hubiera presentes en la proyección? Si bien en su momento la secuencia no molestaba, se notaba que era un intento de Marc Webb por hacer lucir “cool” a su nuevo Spider-Man. Un intento que podía parecer inocente y aceptable en 2012, pero que no podemos pasar por alto hoy y cuyo mejor ejemplo son los poderes de Electro, poderes que se ven acompañados por un dubstep skrillexiano de elevada presencia y que obviamente responde a la moda del minuto. En torno a detalles así gira la película y es obvio que el objetivo se ha logrado, ya que  escribo esto mientras veo un cartel gigante de McDonalds que me ofrece un Andrew Garfield en mi cajita feliz.

Crear un bockbuster que busque el dinero de los espectadores a cambio de un poco de entretención es algo que por sí mismo no nos debería molestar, después de todo es para aquello que se crearon el starsystem y el cine hollywodense, pero se vuelve insostenible si se le acompaña de incoherencias reiteradas y un tratamiento de personajes simplón. Aún así, contrario a lo que pueda parecer, tampoco odié la película, me aburrí -no en exceso- y mientras estuve allí sentado disfruté de lo que veía e incluso me reí.

De todos modos, The Amazing Spider Man 2 dista de ser una película correcta (como lo seríaThor Capitan America) y está a años luz de ser una buena película (como The Avengers). Antes de cerrar quiero hacer una mención final y chiquita (igual que la aparición del Rhino) al papel de Giamatti, un bluff de los grandes pero para quienes vayan a verla solo para ver a este villano, por favor ahórrenselo, el NO es uno de los villanos de la película. Ademas el buen y viejo Paul, alguien que sabe actuar muy bien cuando quiere, lo hace particularmente terrible,  en parte por su actuación, en parte por sus líneas de porquería.