Series Recomendadas: The Escape Artist

Aunque es técnicamente una miniserie, solo 3 episodios le bastan a The Escape Artist para hacer lo que a muchas les toma 10 capítulos o más; atraparnos con una historia cuya gracia recae en su giro final, el momento en que caemos en cuenta de cuán equivocadas estaban nuestras deducciones y en cómo han jugado con nuestros prejuicios desde el comienzo.

Burton, Foyle y Gardner
Burton, Foyle y Gardner

Si bien su premisa no es nada novedosa: Will Burton (David Tennant, o the 10° Doctáh para los amigos) un exitoso abogado, cuyo record de invicto lo mantiene en la cumbre de su campo y atrae el desprecio de algunos de sus colegas, se ve a sí mismo “atrapado” cuando debe defender a Liam Foyle (Toby Kebbell) de un crimen del que está seguro es culpable, pero sus verdaderos problemas comienzan cuando Foyle se percata del juicio de Burton y decide enseñarle una lección de humildad, probablemente el que parezca una historia tan cotidiana contribuye con la efectividad de su final. Esto, sumado a un riguroso trabajo en la realización de la que destaca la tensión construida entre Burton, Foyle y Maggie Gardner (Sophie Okonedo) lograda tanto por una buena dirección como por una muy buena actuación, tensión entre tres personajes involucrados en un juego que no se puede ganar y que nos devuelve a la vieja pregunta sobre qué es la justicia pero sobretodo, pone en tensión la fragilidad de nuestras definiciones -las mismas que establecemos para sentirnos seguros- cuando se trata de las distancias entre la “psicopatías” y la racionalidad instrumental y el pragmatismo.

O sea, una serie emotiva y aparentemente fácil de digerir que hace lo suyo enfrentándonos a nuestros prejuicios tanto hacia ella como “serie” como con muchas de nuestras categorías sociales en las que descansamos con demasiada certeza, todo con una buena dosis de suspenso y que tan sólo ocupa 3 horas de nuestro tiempo, es decir, a pesar de no ser la serie más novedosa al menos nos somete a éste que es siempre un buen ejercicio.