MiniReview: El Heredero del Diablo

Este Jueves se estrena en nuestras salas “El Heredero del Diablo” (Devil’s Due) película que, tal como lo anuncia su nombre, ficciona sobre el advenimiento del anticristo y el como sus pretendidos colaboradores se preparan para su arribo. Dirigida por Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillet, quienes junto a Chad Villella y Justin Martinez, participaron en la primera entrega de V/H/S bajó el nombre del colectivo Radio Silence, Devil’s Due tiene una notoria vocación por el género que lamentablemente no sabe resolver y termina sucumbiendo a los clichés.

DF-02712.CR2

El heredero del diablo

Narra la historia de una joven y atractiva pareja de recién casados quienes durante un descuido en su luna de miel en República Dominicana, sucumben frente a los planes de una presunta secta satánica que ha hecho suya la misión de preparar el camino para la llegada del anticristo. Todo, contado a través de una cámara de video casera o una que otra oportuna cámara de vigilancia que nos muestran las escenas más perturbadoras de la transformación que sufre su saludable y vegana protagonista. Pero al final, y es una pena en verdad, se vuelve predecible y no atrapa lo suficiente como para que le perdonemos las inconsistencias en el guión menos aún cuando su riguroso apego a las “claves” del género que manejamos hoy se sienten forzadas y artificiales, aunque es necesario comentar que se reivindica al final en parte, cuando nos muestra el verdadero alcance de los súbditos del anticristo y se aleja un tanto del estereotipo de la santería latinoamericana. Aún así, una película visible para una salida con amigos o para aquellos que disfrutan aún de estos imaginarios.