Mega Análisis: Sucker Punch


Mega Análisis: Sucker Punch

Sucker Punch funciona en tres niveles disociativos/significantes y la mayoría de la gente se queja de las faldas cortas, y la -falsa- promesa de empoderamiento del género femenino, no es que molesten las faldas cortas o el eyecandy en general, pero hay más allá y tal como nos adelantaba Barthes, cada obra es completada por el espectador de forma que es éste el último en otorgarle un significado propio. De esta forma, con Sucker Punch algunos fanáticos de los videojuegos ven un nuevo estilo de narrativa audiovisual -propio de los dispositivos multimedia- finalmente llevado al cine, mientras que algunas feministas ven una obra retrógrada, misógina y sexista, y yo, bueno, yo voy a defender Sucker Punch.

Sucker Punch
Sucker Punch

Sucker Punch es una película pop de 2011, dirigida por Zack Snyder, mismo director de Watchmen o la más reciente Man of Steel. La película trata sobre las formas que tenemos de lidiar con nuestra realidad inmediata, de como nos perdemos en la fantasía para hacer nuestra existencia más soportable y como estas fantasías pueden ser usadas para la manipulación del individuo. En palabra simples, Sucker Punch gira entorno a Baby Doll, interpretada por Emily Browning, una chica de 20 años quien luego de la muerte de su madre y de accidentalmente dar muerte a su hermana es internada en un psiquiátrico. Cuando la realidad se vuelve insoportable, Baby Doll debe encuentra una forma de escape creando de un mundo de fantasías en donde puede obtener poder y control, o eso es más o menos lo que sería una sinopsis de BluRay, sin embargo, y una de las particulares esenciales del cine -frente a cualquier otro medio de representación-, es que el significado no está en las acciones como tal, ni menos en la historia misma, sino en las imágenes con las cuales estos son representados, lo que estas imágenes nos cuentan es tan importante como lo que se encuentra fuera del cuadro, la velocidad del cuadro, la luz y el ángulo de cámara que dominan una escena puedan cambiar el significado de la misma por completo, así, además de poder ser considerada como misógina, Sucker Punch puede ser considerada como una nueva obra cumbre sobre la disociación, tal como lo fue Laberyth en los años 80’s.

Es todo un show
Es todo un show

Sucker Punch abre con un telón que de inmediato nos indica que todo lo que vamos a ver es una representación forzada, es la forma que tiene el director de decirnos que vamos a comenzar a jugar y que debemos descifrar los puntos claves que nos conduzcan a un significado completo de la obra. Luego de esta introducción, la película se maneja en tres niveles de significado, siendo el primer estadio el que llamaremos “la realidad inmediata”, aquel en el que Baby Doll está en el psiquiátrico, cuestión tan insoportable que Baby Doll crea una fantasía y el psiquiátrico es transformado en un burdel. Así, el segundo nivel se basa en la realidad inmediata pero agrega detalles que lo hacen soportable, aquí Baby Doll logra crear amistad con el resto de las chicas del psiquiátrico y unen fuerzas para escapar del lugar, del mismo modo, cada una de las chicas representa un rasgo diferente de personalidad que Baby Doll no posee: Amber, representa la esperanza y el optimismo; Blondie, la valentía; Rocket, compasión, Sweet Pea, la prudencia; esto es sumamente importante porque debemos recordar que Baby Doll solo entabla amistades con las chicas en el segundo nivel de realidad/significancia, en decir, en la realidad inmediata sigue estando sola. Este detalle cobra importancia unas escenas más adelantes cuando la chicas deciden escuchar y seguir el plan de Baby Doll, se utilizan espejos y dobles de cuerpo, el uso de estos símbolos y la construcción de la escena está diseñada para recordarnos que en realidad no hay nadie más allí, los reflejos en el espejo no son más que reflejos de distintos aspectos y rasgos de personalidad que Baby Doll intenta asimilar y consolidar.

La Doctora Gorsky, la psiquiatra de la institución se transforma en la instructora de baile en este nuevo nivel, es interesante como la fantasía de Baby Doll transforma a quien trabaja con la psique en alguien que trabaja con el cuerpo, recordándonos que en realidad todos estamos en el mundo por y mediante nuestro cuerpo,  y es éste el mensaje más directo del feminismo implícito en la película, aquí Snyder le dice a las mujeres literalmente que tomen control de su cuerpo y no dejen que nadie decida por ellas; emparejando el discurso al mismo nivel de otro clásico del feminismo: Alien.

Gorsky & Sweet Pea
Gorsky & Sweet Pea

Bajo las órdenes de Gorsky, Baby Doll debe usar la música para “dejarse ir” lo que la lleva a un tercer nivel de significantes en el cual Baby Doll se transforma finalmente en una chica empoderada que puede hacer frente a cualquier reto y desafío. En este tercer nivel, nuevamente vemos al resto de las chicas de la institución quienes también han sido transformadas en versiones más seguras y empoderadas, también nos encontramos -por primera vez- con el “viejo sabio”, quien sirve de guía para las chicas en este viaje y les entrega las armas de su defensa. He aquí el punto más conflictivo de la película a nivel de sentido, y es que para volver a recordarnos que es el cuerpo el que está siendo usado mientras la mente se encuentra en un “lugar mágico”, Snyder presenta a las chicas de manera sexy/sexista, faldas cortas, escote, cuero, uniformes, mucho eyecandy, mucha fantasía erótica adolescente, chicas disparando y luchando contra samurais-fantasmas-gigantes, nazis-zombies-steampunk o dragones-gigantes-escupe-fuego, pero creado no como un plot point o simple eyecandy para atraer a las masas al cine, sino para recordarnos que podemos escapar en nuestras mentes, podemos disociarnos, y escondernos, podemos volvernos fuertes y seguros dentro de nuestras mentes, pero sino dominamos nuestros cuerpos, nuestros cuerpos serán dominados por alguien más, y es que cada vez que Baby Doll baila en el segundo nivel de realidad y enfrente grandes enemigos y desafíos en el tercer nivel de significantes, cada vez que logra una victoria, en la realidad inmediata se encuentra siendo abusada y eso es lo que transforma todo eyecandy relacionado a Sucker Punch en una excelente metáfora, la mejor forma de mostrar una violación es mostrar la violación que ocurre en los medios masivos y las formas de control que nos hacen pensar en cánones de belleza y perfección. Lamentablemente ocurre lo que comentaba la inicio con la cita de Barthes, y es que al ser el espectador el encargado de entregar el significado último de la película, esta puede ser interpretada de acuerdo a aquello que el espectador espera/desea ver, de manera que a muchos se les escapa dicha metáfora del poder y se aferran a la versión que transforma a la mujer en un objeto, que es justamente aquello sobre lo que la película nos advierte, esto ocurre porque la película es confusa, desordenada, y no nos presenta el mensaje de manera directa, sino que recurre a distintos niveles de representación para  hacerlo y es sencillo perderse al ser atacado por tanta imagen, sobre todo cuando la construcción de la narrativa esta basada en imágenes sumamente pornos, desde la elección de las protagonistas, el vestuario y la música, pero todo esto es con el propósito de hacernos sentir incómodos o excitados -recordemos que el fin de cualquier obra de artes es incomodar al público presentando lo insoportable-, presentando un mensaje en el trasfondo mismo de la película en una época donde el cine se separa en cine de festivales y cine comercial, Sucker Punch es una película que podría ser considerada más artística y festivalera que comercial por ser una película que utiliza forma y fondo para hablarnos de forma y fondo.

A la mierda con el patriarcado machista!

¿Qué? ¿Cómo puede ser esta una película autoral y personal? Primero que nada, la película nos habla sobre cómo al intentar escapar dentro de nuestras mentes perdemos el contacto con la realidad y de como los medios de escape/entretención permiten que alguien más tome control sobre nosotros, sobre nuestros cuerpos y mentes, y pensando en la colección de imágenes y referencias visuales de signos Illuminati a la cuales Snyder hace referencia, nos está advirtiendo sobre los usos indiscriminados de la industria del entretenimiento para mantenernos controlados, para mantener a las mujeres fuera de la discusiones importantes, imposibilitadas de tomar control de su propio cuerpo mientras el patriarcado sigue dominando el mundo.

La lucha por el control
La lucha por el control

En segundo lugar, nos presenta una narrativa errática y novedosa que no sigue el canon mitológico de las historias comerciales sino que aprovecha la narrativa puramente lineal de los videojuegos donde cada “etapa” equivaldría a un acto, y esta “etapa” se encuentra divida en distintos pasos que deben ser completados.

Soy la estrella del show, recuerdan
Soy la estrella del show, recuerdan

En tercer lugar, la película no se trata de Baby Doll, sino de Sweet Pea, Wait Whaaaaaaaat?
Sí, esta revelación sólo se vuelve obvia al final de la película, razón por la que cerraré este análisis con la siguientes ideas. Tal como mencioné arriba, todo comienza con un telón que nos invita a entrar en la fantasía y el juego, la segunda vez que vemos un escenario es cuando Baby Doll entra a la institución psiquiátrica, y vemos a Sweet Pea en el escenario recreando la primera escena de la muerte de su hermana, y existe un personaje recurrente que solo es notado por Sweet Pea, un chico que aparece en la secuencia de la segunda guerra mundial y al final, cuando ella toma el autobús para dejar atrás los niveles anteriores de disociación, por lo que podemos concluir que:
1.- Baby Doll es otro aspecto de la personalidad de Sweet Pea, es el liderazgo, pero también es la objetivación sexual por parte de los hombres y los espectadores de la película.

2.- Bady Doll debe morir, tal como el resto de las chicas, para completar el viaje de Sweet Pea.

3.- Todos los niveles de significación/realidad están dispuestos para llevarnos a un cuarto nivel; la lobotomía. No existe un final feliz, ni un regreso a la realidad, Sweet Pea finalmente inventa un nuevo nivel de significantes en el que llevará consigo lo aprendido, pero también, los horrores vividos y el viejo sabio está allí para -literalmente- guiar el camino al paraíso.

Las chicas
Las chicas

Finalmente, Sucker Punch es una película que funciona en diferentes niveles y que puede significar distintas cosas para distintas personas, es película que abre la discusión sobre el rol de la mujer en la medios masivos actuales, además de invitar a las mujeres a tomar el control de su cuerpo -y no sólo de su mente- porque es cuando la mujer toma control de su sensualidad/sexualidad que puede dominar el mundo que la rodea. Y eso no me parece para nada sexista o misógino, sino todo lo contrario, es una película tan feminista como Alien, por esto, Sucker Punch es de esas películas que vale pena volver a visionar.