Hannibal: Recapitulando su Segunda Temporada

Es hora de hablar de Hannibal, una de las series más arriesgadas del año pasado pues se propuso adaptar el universo del doctor Lecter a un espacio bastante más modesto que el que ocupa en la gran pantalla. Muchas eran las dudas, personalmente no le tenía nada de fe, pero todas injustificadas porque desde el comienzo fue capaz de homenajear sutil y necesariamente a su imaginario cinematográfico y aún así ofrecernos nuevas experiencias concentrándose en la relación de Hannibal con Will Graham, previa a su encarcelamiento.

Crawford aún no sabe el error que comentió
Crawford aún no sabe el error que comentió

En esta segunda parte, de la que sólo se han estrenado tres capítulos, se han dado el lujo de oscurecer aún más la naturaleza de los crímenes y sus respectivas presentaciones con esa suerte de gore estetizado que nos recuerda los momentos más perturbadores de su homónima versión cinematográfica. Sin mencionar que, por el modo en que se nos sugiere, los recuerdos reprimidos de la experiencia de Will con Hannibal amenazan con ser de lo más violento que nos han mostrado hasta ahora.

Algo de eso nos anunciaba el flash con el que comenzó la temporada, y que demuestra que es inevitable el que nos topemos con la verdadera cara de Hannibal aunque también nos resta ver la reacción de todos sus comensales una vez que descubran el ingrediente secreto de todas sus recetas. Y es que si bien trataron de presentarnos sus comidas con toda la naturalizados -que funcionó muy bien como ironía- del mundo, nada más terrorífico que los rostros conscientes de los que se sentaron a su mesa.

Hann_4
Hannibal

En fin, una temporada que no abandona las virtudes por las que se hizo conocida la serie, que se dedica a la exposición de los crímenes y en lo aterrador que resulta que muchos emulen verdaderas obras de arte, recordándonos que ni la razón ilustrada ni el juicio estético están tan alejados de la “barbarie” y que promete entregarnos, tal como en su entrega anterior, su buena cuota de suspenso en cuanto avance un poco más en el tiempo.