True Detective: Lo Nuevo de HBO

                                                                                                                                   “Estirpe miserable de un día, hijos del azar y de la fatiga, ¿por qué me fuerzas a decirte lo que para ti sería muy ventajoso no oír?  Lo mejor de todo es  totalmente inalcanzable para ti: no haber nacido, no ser, ser nada. Y lo mejor en segundo lugar es para ti – morir pronto».

                              (Diálogo entre Sileno y el Rey Midas) Nietzsche “El Origen de la Tragedia”

Rust Cohle (Matthew McConaughey)  y Martin Hart (Woody Harrelson)
Rust Cohle (Matthew McConaughey) y Martin Hart (Woody Harrelson)

True Detective es la nueva apuesta de HBO, un oscuro drama policial que reconstruye la compleja relación desarrollada por los detectives Rust Cohle (Matthew McConaughey, veterano de las comedias románticas y actual genio de la actuación) y Martin Hart (Woody Harrelson, otrora yonkie de los Twinkies) mientras investigaban el asesinato de Dora Kelly Lange en 1995, 17 años después ocurre un nuevo crimen en similares circunstancios y ambos son interrogados -por separado, ya que no se ven desde hace 10 años- sobre los detalles del caso.

Las expectativas son siempre altas cuando HBO lanza una nueva serie y en el caso de True Detective se podía sospechar, en especial por el casting, que no nos defraudaría. Si bien es bastante más lenta de lo que acostumbramos ver, a través de su ritmo pausado se nos enuncia que muchas cosas están ocurriendo a nuestras espaldas y la promesa de resolución nos tranquiliza, además, porque no es sólo el asesinato de Dora en que esperamos resolver sino también, qué es exactamente lo que ocurrió entre Hart y Cohle.

Iglesia Abandonada
Iglesia Abandonada

Una de las cosas que más me gustó es que, a pesar que cada vez que la veo me recuerda cosas distintas la sigo sintiendo como algo nuevo. Por ejemplo su premisa: un pueblo aislado, amplios paisajes solitarios, un policía recién llegado y el asesinato sin resolver de una mujer, me recordaron las primeras secuencias de Twin Peaks (las impresiones del agente Cooper y los secretos de Laura y el resto del pueblo), pero al mismo tiempo tiene ese tono denso e incómodo que a veces lograba The Killing (aunque eso se explica porque su creador, Nic Pizzolatto, estuvo involucrado en ambos proyectos) así como el silencio solemne con que se nos presenta la escena del crimen me recuerda la atmósfera cultual y la estetización de la muerte en “El Silencio de los Inocentes” y en el espacio personal, los monólogos de Cohle me recuerdan mis primeras clases de filosofía en la universidad.

Pero aún así la serie se presenta como algo nuevo, sostenida en esa promesa de resolución y en el conocer mejor a sus personajes, porque sí, esta es una serie de personajes cuyo peso recae en el choque entre el “mundano” Hart, el hombre blanco, padre de familia, ejemplo de virtud que predica sobre la moral y las responsabilidades pero que lidia con las frustraciones de su profesión con alcohol y sexo extramarital traicionando los cimientos de la moral que pretende encarnar y por otro lado, el autoproclamado “pesimista” Cohle, un genio ilustrado cuasi discípulo de Schopenhauer (es cosa de ver su casa) que frente al “delirio del hombre” y la “fantasía del individuo” pero determinado por la voluntad e incapaz de quitarse la vida decide pasar sus días en aquello que mejor sabe hacer: resolver homicidios, y el misterio está en si aquella actitud la obtuvo -SPOILERS- antes o después de perder a su familia. Y para ser honesta, por muy interesante que pueda parecer este pensamiento del declive que nos trae Cohle, mucho más lo es la expectativa de ver quién de los dos terminará traicionando más bruscamente aquellos principios de los que cree participar.

En resumen, una serie inteligente, formalmente atractiva (sobretodo la musicalización, exquisita) y que opone a la recurrente estructura del género basada en el gato y el ratón, el choque entre dos personalidades y sus respectivas visiones de mundo, aunque no creo que veamos mucho de nihilismo en tanto “transvaloración de todos los valores”, pero aún así se agradece la intromisión de estas ideas y no puedo decir que no estoy estoy ansiosa por saber más. LLeva solo 3 episodios al aire y la pueden seguir en HBO todos los Domingos a eso de las 23:00 hrs.