Hablemos de: The Bling Ring

The Bling Ring es una de esas películas en las cuales el titulo resulta ser más llamativo que la misma historia, en realidad es de esa clase de película que aún sin ser aburridas tampoco podemos calificarla de buena.

The Bling Ring
The Bling Ring

La cinta está construida en base a un artículo de Vanty Fair, escrito sobre una banda de adolescentes que robaban casas de celebridades famosas en Hollywood Hill, es dirigida por Sophia Coppola y cae perfectamente en la categoría de películas de “¿a quién le importa?”.

 

The Bling Ring
The Bling Ring

Sofia Coppola decide de contarnos esta historia de manera “imparcial” bajo la excusa retratar la superficialidad de los personajes, de esta forma, durante toda la película jamás se nos muestran las motivaciones y conflictos de estos, la distancia con la que aborda el tema convierte a la película en una vitrina que no establece ningún tipo de conflicto al espectador, omitiendo el problema clave de la historia, el  por qué adolescentes de una clase acomodada tienen la necesidad de robar, enfocándose en cambio en la problemática de la “superficialidad” como si fuera lo principal.
Este distanciamiento obviamente genera que la película misma sea superflua. Todo lo refrescante que puede ofrecer la película en términos cinematográficos, desde una dirección de fotografía pulcra, hasta la utilización de elementos pop como la inclusión del facebook como síntesis de cada objeto robado publicado en la web, una banda sonora ad hoc y envolvente se terminan convirtiendo en elementos formales que en lugar de problematizar el fetichismo del objeto, lo vuelve sensual y atractivo. Pasa que, pese a evitar querer “hablarnos moralmente” termina haciendo justamente aquello que critica, se queda en la superficie de los hechos, dedicándose a transformar la pantalla en una pasarela fashionista, al tiempo que su imparcialidad se vuelve poco creíble.

movies-the-bling-ring-9
Con personajes planos, un guión que no desarrolla conflictos, decisiones formales que parece finalmente pura “choreza” -como lo es la decisión de intercalar el montaje lineal con los interrogatorio de los protagonistas- sumado a interpretaciones burdas como las de Emma Watson en el personaje de Nikki, se dibuja una caricatura del lifestyle of the rich and famous que perfectamente podríamos encontrar en una comedia.

 

Watch-Trailer-Bling-Ring-Theaters-Next-Friday
Finalmente la película parece gratuita, 90 minutos de nada, dejando que sean los objetos los protagonistas sin ninguna reflexión en torno a la historia. Pasa que al embellecer tanto el acto del robo e insistir tanto en que los protagonistas nos luzcan sus trofeos, la película se vuelve completamente prescindible, el problema no es que se enfoque en el fetiche, sino que se postule como una mirada crítica cuando -a mi consideración- la directora pareciera disfrutar tanto como sus personajes de la moda y obviamente este caso, parece ser la oportunidad perfecta para hacer una película que no te cuenta nada pero que como negocio es bastante rentable dada la cantidad de marcas involucradas, la celebridades que participan en ella,  y el hablar sobre una de las industrias más rentables de EE.UU.
Sabemos ya, a estas altura que la objetividad tras el lente no existe, personalmente yo no le creo a Sofia su discurso crítico sobre la superficialidad, tanto en Maria Antonieta como en The Bling Ring, se repiten las formulas y no hay nada nuevo en esta última cinta que la distinga de la primera, salvo que se abordan distintas épocas. En resumidas cuentas, al parecer un artículo en Vanity Fair era más que suficiente para abordar un hecho que en pantalla no dice nada nuevo y que finalmente no aporta nada a la reflexión sobre los excesos y la fama.

 

[to_like id=»1866″][/to_like]