Series: Spaced: Geek is the new sexy

Spaced, la sitcom que a finales de los 90’s trajeron al mundo Simon Pegg, Jessica Hynes y Edgar Wright, es el eslabón perdido en este ascenso del ñoñismo al poder, cuando había cierta unidad, antes que se masificaran los fundamentalismos extremistas de ciertos fandoms. Primero tenemos a Tim (Pegg), ilustrador que aspira llegar a trabajar en DC Comics, y su roommate Daisy (Hynes), que sueña con convertirse en columnista exitosa, ambos llegando a los 30 y forzados a pretender que son una pareja para poder arrendar el departamento que ofrece Marsha (Julia Deakin). En el camino vamos conociendo al resto de la familia, a Mike (Nick Frost), el mejor amigo de Tim con una obsesión no resulta por lo bélico, Twist (Katy Carmichael), la mejor amiga de Daisy con su ánimo te-quiero-amiga-te-ves-gorda tan pasivo-agresivo, a Brian (Mark Heap), el vecino artista que trabaja con nuestras emociones más originarias y Colin, la desafortunada mascota.

Tim & Daisy
Tim & Daisy

 

¿Por qué lo llamo eslabón perdido? Pues porque muy naturalmente nos muestra (en general a nosotros desde el 2013, y en particular a mí como generación de fines de los 80’s) las dificultades de ser un “geek” en un mundo donde las actitudes “infantiles” son socialmente censuradas, y donde todo a tu alrededor parece empujarte hacia los correctos caminos de la adultez. Pero más que eso, Spaced no es sólo una serie sobre “geeks”, que exponga los problemas de ser un paria, Spaced ES una serie “geek”, hecha por ellos, en donde -como el mismo Edgar cuenta en “Skip to the End” el documental que hicieron sobre el show en 2004- sus personajes habitan tan profundamente en el seno de la cultura pop que no pueden sino imaginar sus vidas a partir de referencias ñoñas, que habitan ñoñamente, y al mismo tiempo la serie es, narrativa y formalmente, todo lo que necesitamos para arribar al nerdgasmo.

Spaced 5
Referencias ñoñas everywhere

 

Como es anterior a la trilogía Cornetto -Shaun of the Dead, Hot Fuzz, The World’s End- muchos de los cameos y opciones de casting adquieren perfecto sentido (para aquellos que vimos las pelis antes que la serie, claro), y mención especial para la aparición de Mark Gatiss como un agente comprometido con la seguridad nacional, que calza perfectamente si consideramos que hoy por hoy interpreta a Mycroft Holmes en la serie Sherlock, y que su propio hermano lo define como “He is the British Governmen”

Referencias ñoñas everywhere
Tim (Simon Pegg) &  Mike (Nick Frost)

 

Y lo que es mejor, no todo se agota aquí, porque también extiende su parodia a otros sectores del mundo “cultural”, al plano de las ideologías políticas, el postfeminismo y las sensibilidades artísticas, todas cosas con las que me tocó convivir muy de cerca en la U de la mano de personas que a veces me provocaban muchas frustraciones, y lo hacen de un modo tan inteligente que siento que de haber visto la serie antes, mi experiencia universitaria hubiese sido mucho más amable, inteligencia que prueba demás, que no es ésta patrimonio de la Cultura con C mayúscula. En este sentido, mis personajes incidentales favoritos son “Gramsci”, el perro entrenado para la lucha de clases y “Vulva”, la presunta ex compañera creativa de Brian que triunfa en el teatro conceptual contemporáneo.

 

Spaced
Spaced

Imposible contarles todas las cosas que Spaced hace bien sin resumirles la serie completa (que, tristemente, sólo tiene 2 temporadas de 7 episodios cada una), sólo me queda darles mi palabra de ñoña que la disfrutarán, decirles que quizá alcancen -como yo- catarsis, en especial si les ha tocado sufrir la violencia de los que se creen custodios de la inteligencia y la sensibilidad artística. Y como recomendación final, decir que Spaced es una serie para ver de a poco, y luego revisionar en maratones una y otra vez, con amigos, papas fritas y demás.