Desde Internet: The Dark Side of the iPhone 5S

Admito que cuando joven fui un early-adopter o como se dice coloquialmente, el que lo quiere todo primero, por ejemplo tuve en moto antes de la explosión de las motos en SCL, y en alguna parte de mis cajas todavía  existe un EEEpc 2G Surf, que tiene menos capacidad de proceso que mi celular -desde donde escribo estas lineas- por suerte con el pasar de los años esta necesidad de adquirir cosas fue desapareciendo, más que nada reemplazada por un mayor sentimiento de arrepentimiento o culpa por al compra, pero ese es otro tema.

Tras el salto tenemos un pequeño cortometraje documental sobre gente que espera en línea por 15 días, sin saber el por qué, para obtener el nuevo objeto de  deseo tecnológico, un teléfono que hace básicamente lo mismo que el que tengo en las manos pero es dorado.