MiniReview: Antes de la Medianoche

Cuando en el cine chileno alguien trata de hacer una película que hable sobre re-encontrarse a sí mismo, redefinir la idea de pareja o pensar en la familia, crea una película bastante aburrida, donde la mayoría de lo que ocurre transcurre en silencio, porque en la mente de la generación de realizadores nacionales de entre 40 y 50 años: el silencio es opresión, por otro lado Richard Linklater nos cuenta en antes de la medianoche básicamente lo mismo, y recurre a la misma idea, viajes en auto y paisajes que son abrumadores para los protagonista, la diferencia es que entre Julie Delpy y Ethan Hawke hay química, la diferencia es que Linklater quiere a sus personajes y los trata como personas reales, no como marionetas unidimensionales, la diferencia es que los personajes de Linklater piensan, sienten y sufren; no solo sufren y se quejan, la diferencia es que te termina importando la relación de los personajes, y no te aburre; La diferencia es que Linklater entiende que uno puede hacer cine de autor sin aburrir al espectador. 

 

Afiche

Si bien Antes de la Medianoche no es de las películas que más interesa en términos de realización, procesos y contenido simbólico, tiene dos méritos muy grandes, la creación de personajes y el manejo del diálogo y es que todo la trilogía de Antes de… se basa sólo en los diálogos, el dinámica y la química que los protagonistas logran imponer, y que al fin de cuentas te crea la sensación de cercanía, como si estuvieras escuchando una conversación a la pasada en un café más que viendo una película, así de real se siente la historia.

 

20 minutos de conversación en un auto
20 minutos de conversación en un auto

 

Antes de… es una trilogía que vale la pena revisar y visionar, y de todas maneras Antes de Medianoche se una experiencia que se agradece y que vale la pena ver en la pantalla grande, las actuaciones de los protagonistas y la buena dirección que le imprime Linklater es bastante buena, un manejo simplista pero bueno de la cámara, y si los primeros 20 minutos de la película son Hawke y Delpy hablando en un auto, y son increíbles, al contrario de -y ya para cerrar la idea que introduje en el primer párrafo de comparar la película con el neo neo cine chileno- los primeros 20 minutos de Turistas de Alicia Scherson que son un somnífero, he allí la diferencia entre un buen director como Linklater, y alguien que no entiende lo que está contando.