Estrenos de la semana (2 Mayo)

Tres estrenos llegan a las sals nacionales esta semana, compitiendo con el mega éxito que fue/es IronMan 3 que en su primer fin de semana superó los 260.000 espectadores más que el tiempo total en cartera que la primera y segunda parte combinadas.

En Trance (Trance)

Por el talentoso director Danny Boyle, a quien recordarán por Trainspotting, Sunshine y esa exquisites digital que fue 28 días después, llega este thriller psicologico. protagonizado por James McAvoy (a quien recordarán como Xavier en X-Men: First Class) en el papel de Simón, un subastador de obras de arte, se une a una banda de delincuentes para robar una pintura de Goya que vale millones de dólares, pero después de sufrir un golpe en la cabeza durante el atraco se despierta para descubrir que no recuerda dónde escondió la pintura. Cuando las amenazas físicas y torturas no producen respuestas, el líder de la banda Frank (Vincent Cassel) contrata a un hipnotizador, Elizabeth Cordero (Rosario Dawson) para ahondar en los recovecos más oscuros de la psiquis de Simón. Elizabeth comienza a desentrañar el subconsciente roto de Simon y los límites entre la verdad, la sugestión y el engaño empiezan a desdibujarse.

 

Las Edades del Amor (Manuale d`amore 3)

Tres nuevos capítulos del MANUALE D’AMORE 3 de Giovanni Veronesi, que, en esta ocasión centra su objetivo en las distintas edades del amor…
«JUVENTUD» cuenta la historia de Roberto (Riccardo Scamarcio), un abogado joven y ambicioso que está a punto de casarse con Sara (Valeria Solarino), y su arrollador encuentro con la bella, provocativa y misteriosa Micol (Laura Chiatti), con la que descubrirá una realidad fuera del tiempo, suspendida entre personajes extravagantes y tentaciones irresistibles. «MADUREZ». Fabio (Carlo Verdone), un prestigioso presentador de televisión, marido fiel desde hace veinticinco años, se ve arrastrado por un encuentro imprevisto y fatal. La intrigante Eliana (Donatella Finocchiaro) no es quien dice ser. Un simple capricho se convertirá para él en una aventura tragicómica: ¡no será nada fácil librarse de ella!
«MÁS ALLÁ». Adrian (Robert De Niro) es un profesor norteamericano de historia del arte que, desde hace unos años, después de haberse divorciado de su mujer, decide vivir en Roma, una ciudad que siempre le ha gustado. Reservado y solitario, se trata con pocas personas, entre las cuales se cuenta Augusto (Michele Placido), el portero del edificio en el que vive. Quizá es el único al que le ha revelado su secreto: siete años antes sufrió una intervención muy delicada de trasplante de corazón. El fulminante encuentro con la hija de Augusto, Viola (Monica Bellucci), alterará su tranquila existencia y lo llevará a vivir sensaciones que llevaban mucho tiempo apaciguadas y emociones que son nuevas para él…
El hilo conductor de las peripecias amorosas de los protagonistas es un personaje emblemático: el taxista Cupido (Emanuele Propizio).

 

La Huésped (The Host)

De la mano de Stephanie Meyer a quien recordarán como la creadora de Crepúsculo, nos llega esta nueva superproducción tween, dirigida por Andrew Nicol, a quien recordarán por esa extraña película de fines de los 90s, llamada Gattaca;

En “The host (La huésped)”, nuestro mundo ha sido invadido por un enemigo desconocido. Los seres humanos se han convertido en huéspedes de los invasores, que se han apoderado de sus mentes manteniendo el cuerpo intacto. Casi toda la humanidad ha sucumbido a esta invasión. Cuando Melanie (Saoirse Ronan), uno de los pocos humanos “salvajes” que quedan, se ve capturada, está convencida de que ha llegado su fin. Wanderer, el “alma” invasora asignada al cuerpo de Melanie, ya está avisada de las dificultades que implica vivir dentro de un ser humano: las emociones irrefrenables, el torrente de sensaciones, los recuerdos demasiado vívidos… Pero hay algo con lo que Wanderer no contaba: la antigua inquilina de su cuerpo se niega a cederle el control de su mente. Cuando unas fuerzas externas obligan a Wanderer y a Melanie a aliarse, ambas emprenden una incierta y peligrosa búsqueda del hombre al que aman.